► EL PAPA SORPRENDE AL MUNDO CON SU DECISION

Benedicto XVI renuncia al Papado por falta de ‘fuerzas’

El Papa Benedictor XVI sorprendió al mundo este lunes al anunciar su renuncia a partir del 28 de febrero, un hecho histórico que plantea muchas interrogantes.

El Papa Benedictor XVI sorprendió al mundo este lunes al anunciar su renuncia a partir del 28 de febrero, un hecho histórico que plantea muchas interrogantes.

El papa Benedicto XVI sorprendió al mundo este lunes al anunciar su renuncia a partir del 28 de febrero “por falta de fuerzas”, una decisión inédita que abre un período de transición en la Iglesia hasta Pascua, a finales de marzo, cuando se elegirá a un nuevo pontífice.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio” de San Pedro, dijo Benedicto XVI en un discurso pronunciado en latín y seguidamente traducido a siete idiomas por la oficina de prensa del Vaticano.

“Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma (…) de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice”, agregó.

'Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando'.

‘Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.
Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando’.

Según el portavoz del pontífice, el padre Federico Lombardi, un cónclave se celebrará alrededor de la Semana Santa (del 24 de marzo al 1 de abril).

“Para Pascua tendremos un nuevo Papa”, agregó, explicando que Benedicto XVI no participará en este cónclave, que se celebrará 15 o 20 días después de hacerse efectiva su renuncia.

Hace seis siglos que un Papa no renunciaba a su pontificado. En el siglo XIII Celestino V abandonó de forma voluntaria el cargo al no sentirse preparado para la función. En 1415, Gregorio XII decidió renunciar en un contexto completamente diferente al actual, ya que era la época del gran cisma de Occidente cuando la Iglesia tenía tres Papas que competían entre sí.

Benedicto XVI, que en los últimos meses ha aparecido más delgado, padece desde hace años de problemas cardíacos, lo cual le impide viajar a ciudades situadas a gran altitud y lo ha forzado a reducir su agenda de trabajo y sus compromisos públicos.

Su renuncia ha sorprendido y generado numerosas reacciones en todo el mundo. La propia Iglesia y sus cercanos colaboradores dieron a entender que tampoco estaban al corriente de la decisión.

'Doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos'. (S.S. Benedicto XVI)

‘Doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos’. (S.S. Benedicto XVI)

Ha sido “un trueno en un cielo sereno”, admitió el veterano cardenal Angelo Sodano, por años el número dos de la Santa Sede.

Líderes políticos y religiosos de toda América Latina han reaccionado entre incrédulos, sorprendidos y respetuosos a la noticia, entre ellos el presidente de Guatemala, Otto Pérez, quien tiene previsto para el próximo sábado una reunión en el Vaticano con el Papa, confirmada por la cancillería guatemalteca.

“Dijo con grandísima sencillez ‘yo renuncio’. ‘Seré Papa hasta el 28 de febrero’. Nos quedamos impresionados”, contó el religioso mexicano Óscar Sánchez, quien asistió en el Vaticano a la renuncia.

“Los cardenales se miraban unos a otros. Fue extrañísimo para todos”, confesó Sánchez.

'Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando'.

‘Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando’.

La decisión histórica del Papa abrió también las apuestas sobre su sucesor y varios nombres comenzaron a sonar con fuerza como por ejemplo el cardenal de Ghana Peter Turkson, el cardenal italiano Angelo Scola o el canadiense Marc Ouellet, además de varios representantes de la iglesia latinoamericana.

Benedicto XVI, que en un libro de entrevistas publicado en el 2010 había reconocido que renunciaría en caso de incapacidad física o mental, tiene previsto retirarse primero a la finca veraniega de Castel Gandolfo, en las afueras de Roma, para luego trasladarse a un monasterio dentro de los muros de la Ciudad del Vaticano.

Benedicto XVI decidió renunciar sin consultar a nadie al regresar de su viaje a México y Cuba, en marzo pasado, reveló el lunes el director del diario de la Santa Sede, L’Osservatore Romano.

“Ha sido un gesto valiente y revolucionario”, aseguró el vaticanista Marco Politi, quien considera que repercutirá en la elección de su sucesor, probablemente un prelado más joven.

logo-ng-para-la-webAlemania, su país de nacimiento, expresó su “respeto” y “gratitud” al Papa tras el anuncio de su dimisión, mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció plegarias en nombre de todos los estadounidenses.

La decisión “ha sido meditada y tomada con total libertad”, señaló por su parte Lombardi. Según el portavoz, “nadie le sugirió (hacer este anuncio) ni le obligó a hacerlo”. “El Papa sintió cómo sus fuerzas disminuían en los últimos meses y tuvo la lucidez de reconocerlo”, agregó.

Joseph Ratzinger, prestigioso teólogo alemán que adoptó el nombre de Benedicto XVI tras asumir el papado en 2005 en reemplazo del carismático Juan Pablo II, había presidido por casi un cuarto de siglo, desde 1981, la célebre Congregación para la Doctrina de la Fe, el ex llamado Santo Oficio de la Inquisición.

En el trono de San Pedro, ha sido un férreo defensor de la ortodoxia católica y un tradicionalista que trató de reconciliar al mundo de la fe y de la razón en una Iglesia confrontada a numerosos escándalos, como el de la pedofilia.

Rehusó en particular cualquier modificación a las posturas tradicionales de la Iglesia en materia de aborto, eutanasia, divorcio u homosexualidad, aunque admitió el uso del preservativo, en casos específicos, para evitar la propagación del sida.

Benedicto XVI no intervendrá en las decisiones de su sucesor, el cual deberá participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud, programadas para julio próximo en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

► EL MENSAJE DE BENEDICTO XVI

Queridísimos hermanos:

Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.

Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando.

Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos.

Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice.

Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.

S. S. BENEDICTO XVI

Vaticano, 11 de febrero 2013.

RADIO DMR

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: